EditorialUncategorized

Los colores de la arquitectura mexicana

El color tiene un efecto psicológico en todo los habitantes de cualquier espacio. La utilización del color en la arquitectura mexicana es un fenómeno que sorprende a los extranjeros y para nosotros forma parte de nuestra vida cotidiana. ¿Se imaginan un México sin fachadas amarillas, rojas, verdes, moradas, naranjas y azules?

Estamos acostumbrados al color por lo que hay que reflexionar sobre la complejidad de la selección y aplicación de los colores en el espacio, así como sus repercusiones en la percepción de la luz. En cualquier pueblo mexicano uno puede encontrar colores vivos y fuertes, este fenómeno se repite en las ciudades por toda la República Mexicana. Algunos arquitectos mexicanos reconocidos como Luis Barragán, Alberto Kalach y Ricardo Legorreta han elaborado laboratorios del análisis de la utilización del color junto con empresas como Comex. Hoy en día podemos encontrar una variedad infinita de paleta de colores que no se puede encontrar en ninguna otra parte del mundo.

La selección de un color no es fácil, se requiere de una gran sensibilidad, intuición y conocimiento de cómo la luz afecta el color. Es uno de los proceso artísticos más difíciles después de la terminación de una obra negra. Además de la selección del color, es importante tener un análisis profundo sobre la orientación de cada muro y las fuentes de luz interior. El efecto del reflejo de la luz sobre la superficie cromática es una sensación de materialidad, ya que la luz, sea natural o artificial, refleja la calidez o frialdad del tono elegido y evoca una sensación táctil que la luz blanca normalmente no posee.

La mayoría de los colores mexicanos son de procedencia mineral, vegetal y animal, y ya habían sido utilizados por nuestros antepasados prehispánicos e indígenas: el rojo, el morado, el anaranjado, el amarillo, el azul, el negro y el verde. Aunque no se sabe el origen del color “rosa mexicano”, al parecer es una herencia indígena de finales del siglo XIX, proveniente de las flores color de rosa que utilizaban las chinas poblanas en sus coloridos vestidos.

El Hotel Loa Inn diseñado por Lab4D ubicado en la Avenida Juarez de la ciudad de Puebla, México, es una obra que aprovecha su altura para poder crear zonas que reciben gran cantidad de luz. Los muros blancos ayudan a reflejar la luz en las fachadas que tienen color. El Arq. Enrique Viveros Perea se dedicó a un profundo análisis del color en cada espacio interior, así como en la fachada que representara la influencia de los colores de la arquitectura vernácula mexicana mezclado con la arquitectura contemporánea. Debido a que esta obra se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de Puebla, se tuvo que tomar en cuenta muchas normatividades para que el hotel tuviera coherencia con su entorno histórico, por lo que el color de su fachada jugó un papel muy importante en el diseño del hotel. Este espacio es colorido, alegre y vivo, que representan lo que es México.

imagen26

One thought on “Los colores de la arquitectura mexicana

Leave a Reply